Danza del Sol y Luna

de Flecha Hermosamente Pintada (Joseph Rael)

Por: Miguel A. Kavlin

Sacha Runa presents a photo diary of the first Bolivian Sun-Moon Dance

En la Danza del Sol y de la Luna de Flecha Hermosamente Pintada (Joseph Rael), bailamos durante tres y medio días ayunando de comida y agua, soplando en pitos de huesos de aves, acompañados por el sonido de la música sagrada de los Andes. El propósito principal de ésta Danza es el ofrendar de vuelta a la vida y al Gran Espíritu lo único que realmente tenemos, nuestro esfuerzo, devoción, concentración y plegarias, para bendecir así la vida, todos los seres sintientes, nuestras comunidades, familias y nuestra propia vida.

A pesar de ser una danza proveniente de las tradiciones Nativas Norte Americanas, ésta danza fue traída a Bolivia en 1997 cum,pliendo así unas antiguas profesías sobre el encuentro del Condor y del Aguila, o sea las tradiciones nativas Norte y Sur americanas. Desde entonces, Don Policarpio Flores, sabio amauta Aymara de Tiwanaku, se convirtió en nuestro abuelo espiritual, dándonos licencia y apoyo para cada una de las danzas realizadas desde entonces. Igualmente Don Apolinar Ramos líder y renombrando curandero Kallawaya, junto con 16 músicos Kallawaya, vienen desde sus lejanos Valles para estar con nostros y bendecirnos con la música sagrad tradicional de los Andes, y con las ofrendas ceremoniales tradicionales, propiciatorias para la Pacha Mama, Achachilas (Guardianes de Las Montañas), y muchos seres de los tres mundos (abajo, arriba y aquí).

La Danza tiene lugar dentro de un círculo que tiene al medio un árbol en forma de Y, representando el Arbol de la Vida con sus aspectos masculinos y femeninos.También representa entonces el axis mundi, o ela línea vertical que recorre los mundos de arriba y de abajo, y que como parte de nuestra columna vertebral, representa también nuestro centro. Los danzantes entonces, unen con su danza el Arbol al centro con el Círculo en la periferia, o sea la Inspiración Divina eje e inspiración de nuestras vidas con la encarnación cotidiana de nuestro mundo, tratando entonces de armonizar nuestra existencia con la manifestación divina.

Igualmente, los danzantes con su movimiento en línea recta entre el Círculo exterior y el Arbol al centro, con sus movimientos hacia delante trabajan y bendicen el presente y futuro, y con sus movimientos en retroceso, el pasado, tanto personal como colectivo, purificando, bendiciendo y curando así la línea desde el comienzo hasta el final del tiempo.

Danzando vigorosamente y con devoción, ponemos en movimiento todas nuestras energías internas para que con el calor que acumulamos bailando sin tomar agua, todas las impurezas se vayan quemando y liberando, permitiendo así la luz interior salir a relucir y bendecirnos.

Después de un par de días de danza, pasada ya la etapa de purificación de las energías densas, cuando los danzantes piensan ya que van a morir y se creen incapaces de continuar, entra una energía nueva y renovadora a bendecír a los danzantes, impartirles instrucción, vision y fuerza para continuar y bendecir entonces con su danza a los demás. Es entonces que se realizan curaciones y bendiciones para los presentes que nos acompañan durante la danza, y para todos los seres.

Nuevamente, esta danza no se realiza solamente para el empoderamiento y bienestar de los Danzantes, sino por el bienestar de la familia, comunidad, ciudad, planeta y todos los seres sintientes del planeta. Se baila para que la vida continúe.
La presencia y apoyo de nuestros parientes y amigos es muy importante, ya que pueden colaborar a preparar el espacio, realizar los amarres de tabaco con plegarias, coser la indumentaria de los danzantes, apoyar con sus rezos durante la danza, etc. Así todas sus buenas intenciones ayudan al danzante y son devueltas llenas de bendiciones para cada uno de ellos.

Mandamos nuestras bendiciones y agradecimientos también a todos los hermanos y hermanas que realizan ésta danza y otras con similar intención, dentro de cualquier tradición y lugar del planeta, ya que juntos estamos todos tratando de bendecir la vida y preservarla para futuras generaciones